En Cuba, La utilización de la televisión en los procesos educativos, no es nada nuevo; ha transitado, en opinión de estudiosos en el tema, por tres etapas fundamentales. La primera concebida entre los años 1960 hasta el año 1977; la segunda con el surgimiento de los programas Mi TV (2000-2002), propuesta del Grupo Nacional del Programa Audiovisual de la Unión de Jóvenes Comunistas y Universidad para Todos (2001) y una tercera con la creación del Canal Educativo y la Dirección Nacional de la Televisión Educativa (DNTVE) del MINED; en el año 2002 hasta la actualidad.

Una vez llegado el triunfo revolucionario de 1959, la televisión pasa a depender integralmente del presupuesto estatal.

Ante la creación en 1960 de 10 000 aulas se agudizó la necesidad de preparar rápida y eficientemente a los maestros que impartirían clases. El contenido de estas clases por televisión, procedía de los programas oficiales de la enseñanza escolar sin orden estricto y se hacían acompañar de materiales adjuntos. Constituían transmisiones que llegaban también a otras ciudades del país.

Posteriormente en el año 1964 se iniciaron las trasmisiones del programa “Orientaciones Técnicas para la batalla por el sexto grado”, contó con la presencia de maestros y personalidades destacadas. Es el curso 65-66, el que se reconoce como el mayor en cuanto a la actividad de la educación obrera campesina en la televisión educativa, además de las emisiones escolares emitidas de lunes a sábado, existían series especiales orientadas hacia la formación física y la utilización del tiempo libre, así como algunas campañas destinadas a enaltecer el espíritu nacional mediante presentaciones de cubanos ilustres, tópicos históricos, etc.

El año 68 fue trascendental en cuanto al uso de la televisión educativa. En enero, el Ministerio de Educación y el Instituto de Radiodifusión, organizaron dos bloques de programas con características diferentes, uno de audiencia abierta y otro de audiencia controlada, con vistas a ampliar el uso escolar de la televisión.

En el año 1971, la producción de cine educativo para las escuelas cobraba auge en los procesos de enseñanza aprendizaje en toda Cuba. Se llevan al plan de las escuelas en el campo las grandes pantallas para la proyección de materiales y es que surge entonces a principios de la década de 1970 Cinematografía Educativa (Cined), colectivo de pedagogos y realizadores que por más de treinta años ha producido múltiples documentales didácticos, los cuales conjugan las tradiciones de la pedagogía cubana con la utilización de los recursos expresivos del cine y el video.

Anterior

Comentarios


Deja un comentario