La atención a la Salud Escolar en el Sistema Nacional de Educación

En 1975, los cubanos votaron por una nueva Constitución, en la que se refrendó la política del Estado en cuanto a la Educación y la Salud. Se definió la responsabilidad estatal ante el niño, el joven y el adulto en lo relacionado al acceso al estudio, la cultura, el deporte y la protección que se brinda a la familia; se atribuye la educación como función y se establece la gratuidad libre de toda discriminación humana; se determina el derecho a la atención y protección a la salud y el acceso gratuito a la asistencia médica.

Los hechos señalados constituyen hitos en un largo proceso de trabajo conjunto que alcanzó un momento muy significativo cuando el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros adoptó el Acuerdo de la creación de la Dirección de Salud en el Ministerio de Educación.

A partir de 1984, con la implantación del Programa del Médico de Familia y la incorporación, por tanto, de médicos y enfermeros al Sistema Nacional de Educación, se producen modificaciones positivas en la forma, contenido y práctica e la atención médica. Para ello fue necesario introducir cambios en los programas de salud, desarrollando actividades a partir de la familia, pero sin olvidar las acciones individuales y específicas que corresponden a la mujer, al niño, al adolescente, al adulto y al anciano de manera integral.

Hoy toda la población escolar cubana recibe atención gratuita por el área de salud correspondiente, independientemente de los servicios médicos directos que se prestan en un buen número de centros escolares, particularmente internados, círculos infantiles y escuelas especiales. Igualmente las instituciones docentes reciben interconsultas mediante la atención de especialistas, según las necesidades, incluyendo los servicios estomatológicos.

Anterior

Comentarios


Deja un comentario