prensa-latina

Rediseño de política tributaria: clave para nueva economía cubana


Por Diony Sanabia Abadia

La Habana, 22 oct (PL) La actualización del modelo económico de Cuba incluye hoy el fortalecimiento y rediseño de la política tributaria de esta nación caribeña, afectada por un complejo panorama financiero a nivel mundial.

A juicio de autoridades, los tributos representan la fuente principal de ingreso del Estado para cubrir los gastos del desarrollo social de un país rico en conquistas a favor del ser humano.

Su exigencia constituye una necesidad para contribuir a financiar los gastos sociales, principalmente en el sector de la Educación, cuyos beneficios reciben gratuitamente desde niños hasta personas de avanzada edad.

La Ley Tributaria cubana, aprobada en 1994, concibe 11 impuestos, tres tasas y una contribución, que son pagados por personas naturales, empresas y demás entidades.

Se estima insuficiente la cultura de los cubanos en materia tributaria, y es preciso revertir esa situación para que se abonen regularmente las cuotas establecidas.

Ante el contexto actual, que dará paso a un incremento del trabajo por cuenta propia tras el reordenamiento laboral en entidades estatales, el cobro de los tributos adquiere una importancia cada vez mayor.

El Estado podría entonces continuar garantizando, pese a la difícil situación económica, el desarrollo de la Educación, la Salud Pública, la Cultura, el Deporte, la Seguridad Social y otros sectores sensibles a los cubanos.

Con la ampliación del trabajo por cuenta propia, quienes se incorporen a cualquiera de las variantes permitidas contribuirán a la Seguridad Social cuando no tengan vínculo laboral o sean beneficiarios de ese sistema.

También pagarán impuestos sobre las ventas o los servicios públicos según corresponda y sobre los ingresos personales, y quienes contraten trabajadores abonarán por la utilización de esa fuerza.

De acuerdo con una resolución del Ministerio de Finanzas y Precios, "los cuentapropistas" desembolsarán los impuestos y la contribución a la Seguridad Social en pesos cubanos aunque operen en otra moneda.

Para actividades de menor complejidad, 91 de las 178 autorizadas, se concibió un régimen simplificado que permite pagar los impuestos a través de una cuota mensual consolidada en la cual no se incluye el abono de la contribución a la Seguridad Social.

Aquellas labores que generen mayores ingresos deberán realizar la liquidación del impuesto sobre ingresos personales al final del año mediante Declaración Jurada, y su cálculo tendrá en cuenta los ingresos obtenidos durante los 12 meses.

En el pago de los impuestos sobre las ventas o los servicios públicos se aplicará 10 por ciento sobre las cifras alcanzadas por la comercialización de bienes o las prestaciones ejecutadas según corresponda.

El pago del impuesto por la utilización de la fuerza de trabajo se determina por la aplicación de 25 por ciento de las remuneraciones que se retribuyan al personal contratado.

Las normas también indican que quienes tengan ingresos anuales por más de 50 mil pesos cubanos están obligados a llevar un sistema de contabilidad simplificado, y a habilitar una cuenta en el banco.

Comentarios


Deja un comentario