tributos


ÓRGANO OFICIAL DEL PARTIDO COMUNISTA EN LA PROVINCIA DE CIENFUEGOS

Pagar tributos en Cuba: ¿por qué? ¿para qué?

Escrito por Yudith Madrazo Sosa

Miércoles, 13 de Octubre de 2010 12:47

Una frase ronda la cotidianidad del cubano. No es nueva, existe memoria de ella desde la antigua civilización griega o desde las culturas indígenas americanas, como la inca y la azteca. Sin embargo, en el presente se torna más socorrida en la Isla que, apremiada por circunstancias económicas adversas, se ve obligada a acentuar aquí lo que constituye práctica común en el resto del mundo: el pago de tributos, la principal fuente de recursos con que cuentan los estados para asumir los desembolsos garantes de su sostenibilidad.

¿Por qué?, ¿para qué?, preguntan muchas personas carentes, por razones obvias, de cultura y consciencia sobre esta actividad. No pasan por alto, en cambio, cómo la actual situación económica del país -agravada en los últimos años-, obliga al Estado a tomar decisiones que le permitan mantener los servicios gratuitos de Salud, Educación, formación deportiva y cultural, así como la seguridad y asistencia social, unido a las cuotas destinadas para la defensa.

"Para cumplir con tales funciones, es preciso movilizar los recursos financieros necesarios. Por eso resulta indispensable que la población comprenda la importancia del pago de tributos y muestre una adecuada disciplina en el cumplimiento de sus obligaciones al respecto.

"El abono de los tributos por parte de las personas naturales y jurídicas se establece por Ley, en este caso la No. 73, y tiene como objetivo proveer de recursos financieros al presupuesto del Estado, destinado al desarrollo económico social y al sostenimiento del bienestar material", comentó Aleida García Dévora, especialista de Asistencia al Contribuyente en la dirección de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT) en Cienfuegos.

¿Cómo trasladar esto a la vida común del cubano? De acuerdo con García Dévora, esos recursos financieros se traducen en gastos de salarios, adquisición de bienes tales como alimentos, medicamentos, implementos deportivos, materiales y accesorios de construcción, piezas de repuesto..., mientras facilitan servicios como el mantenimiento y la reparación de medios e instalaciones, sin olvidar las inversiones al sector presupuestado y al empresarial cuando son de interés estratégico para el país.

Según precisó la especialista de la ONAT, en la Mayor de las Antillas el sistema tributario debe representar un instrumento activo de regulación de la actividad económica, que conduzca a la motivación por el trabajo, la productividad, la eficiencia económica, la disciplina social y a garantizar la redistribución de los ingresos. "Además, ha de reducir el déficit fiscal o mantenerlos en niveles sostenibles para nuestra economía, así como contribuir al saneamiento de las finazas internas", puntualizó.

Comentarios


Deja un comentario