Por: Nancy Chacón Arteaga
Dra. Ciencias
Dra. C. Filosóficas
Presidenta fundadora cátedra ética Universidad Pedagógica
Enrique J. Varona
Investigadora del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas
Profesora Honoraria de la UASD



Resumen

El trabajo aborda algunas reflexiones en torno a la necesidad de ampliar la visión pedagógica acerca de la formación de las competencias, desde enfoques de la interdisciplinariedad y el enfoque ético, axiológico y humanista, como una exigencia de la profesionalidad de los maestros en la educación de las nuevas generaciones.

Abstract

The paper deals with some reflections on the need to expand the educational vision of the formation of skills, from interdisciplinary approaches and ethical, axiological and humanistic approach, as a requirement of the professionalism of teachers in education new generations.

Palabras claves

Enfoque ético, axiológico y humanista, competencias, interdisciplinariedad, profesionalidad pedagógica.



Introducción

La escuela (unida a la familia y los factores progresistas de la comunidad), ha de preparar para la vida y para la época a sus estudiantes, en la medida en que la Pedagogía actualiza sus concepciones a la luz del desarrollo científico tecnológico y sus aportes a la educación integral de las nuevas generaciones, así como de los avances de los procesos de la cultura universal y de los pueblos en particular y sus necesidades históricas de desarrollo propio.

En el trabajo se mueven algunas ideas para la reflexión colectiva y las propuestas metodológicas de cómo aproximarnos a prácticas pedagógicas que posibiliten la formación de competencias desde una comprensión más abierta e integradora de este complejo proceso.



Desarrollo

La concepción actual sobre las competencias, desde el ámbito pedagógico tiene dos direcciones íntimamente vinculadas entre sí, las competencias de los docentes para el cumplimiento de su rol y función educativa, las que forman parte de su profesionalidad; y como objeto del proceso pedagógico formando parte del contenido de la enseñanza y de la educación integral de los jóvenes orientado a prepararlos para la vida, para la inserción armónica y útil en la dinámica social de su contexto y época.

En tal sentido las competencias son configuraciones complejas del individuo en las que se integran los conocimientos en forma de aprendizajes incorporados como talento creativo e instrumental, que se concretan en las habilidades, destrezas y valores cualitativos de las personas en su quehacer, práctico, cognoscitivo, valorativo y en la comunicación, en la esfera social en la que se desenvuelve con eficiencia y efectividad en el logro de los propósitos, objetivos y metas propuestos.

Esta comprensión amplia de las competencias humanas, está asociada al desarrollo actual de la Ciencia y la Tecnología, el que marca hoy la diferencia de la cultura de la época expresado en un acelerado proceso de globalización, que abarca todas las esferas de la vida humana en el contexto planetario, es decir el ser humano y su medio ambiente en una visión también globalizada de la relación Hombre – Naturaleza – Sociedad.

El principio dialéctico del desarrollo del conocimiento científico en un acelerado proceso de diferenciación y surgimiento de ciencias con objetos de estudios particulares, a la vez que la necesaria integración de las ciencias para abordar la complejidad de objetos de estudios en sus nexos e interrelaciones de la realidad objetiva, como tendencia predominante, conducen a un problema epistemológico del paradigma de un mundo que se hace cada vez más ostensiblemente integrado y con una percepción más objetiva de sus interconexiones y concatenaciones universales, que se han expresado en las ideas de lo holistico, la multilateralidad, lo multifacético, la multidisciplinariedad la interdisciplinariedad y la transdisciplinaridad, entre otros.

Cabe señalar que en el acercamiento entre las áreas del conocimiento de las Ciencias Naturales, las Ciencias exactas y las Ciencias Sociales, estas últimas han jugado un importante papel en este proceso, las ciencias del hombre y la sociedad, acompañan desde posiciones de la Filosofía, la Ética, la Axiología, la Sociología, la Psicología, la Antropología, la Historia, la Pedagogía entre otras, a una mayor y mejor comprensión del ser humano, de sus múltiples inteligencias, potencialidades, competencias, destrezas, valores, sentimientos y cualidades distintivas, como requerimientos importantes para su educación y proceso formativo.

En esta dirección se destaca el papel del conocimiento ético sobre la moral y los valores morales, propios del ser humano, elementos que ponen un sello particular no solo a la distinción de las cualidades personales que distinguen la calidad humana de las personas, sino más trascendente aún a todo el resultado de la actividad humana en el devenir de su historia, a partir de principios éticos, morales y axiológicos, dentro de los que se han destacado, máximas universales como la sentencia aristotélica de la justicia como virtud suprema de equidad entre el exceso y el defecto, la kantiana de trata al hombre como fin y nunca como medio o como la del benemérito de las Américas, el patriota mexicano Beníto Juárez, acerca de que el respeto al derecho ajeno es la paz, entre infinitos aforismos que pudieran hacer un tratado o decálogo de ética pertinente por la vigencia y actualidad de sus postulados.

Unido al desarrollo científico tecnológico actual, las manipulaciones de sus resultados y aplicaciones para fines que no pocas veces se vuelven en contra del propio desarrollo humano, por su impacto negativo, así como al medio ambiente, han traído consigo las propuestas éticas de Albert Einstein en su mensaje a los científicos del mundo de 1950 conocido como “La responsabilidad moral del científico”, el desarrollo de la Bioética del oncólogo Norte Americano V. R. Potter, así como la Antropo ética o ética del milenio del francés E. Morín, pudiéramos decir que en su denominador común, salvando las distancias y diferencias epocales, de circunstancias y contextuales, subyace la máxima ética de que el fin no justifica los medios, pues siempre debe existir una armonía de la razón, la lógica, el conocimiento, con los sentimientos, la sensibilidad humana y los juicios de valor de cada acto y sus implicaciones.

La pedagogía no puede marchar al margen de estas problemáticas que tienen que ver con algunas de las características del desarrollo del conocimiento en el mundo actual, por lo que cabe preguntarse: ¿ Puede hablarse de competencias y de su formación en la escuela, sin tener en cuenta enfoques como el de la interdisciplinariedad y el enfoque ético, axiológico y humanista, en los procesos educativos?

Estos elementos nos permiten establecer un nexo entre:

• la interdisciplinariedad como un enfoque de la pedagogía para el desarrollo de la labor educativa de los maestros, que posibilita el establecimiento de relaciones de los conocimientos de las diferentes ciencias que estudian los fenómenos y procesos de la naturaleza, la sociedad y el pensamiento humano y que de forma selectiva y dosificada forman parte de los contenidos de las disciplinas de los planes y programas de asignaturas de las mayas curriculares de las escuelas en los diferentes niveles de enseñanza.

• el enfoque ético, axiológico y humanista, insoslayable en la profesionalidad y competencias del maestro y del proceso pedagógico que dirige en la educación integral de los jóvenes, lo que a su vez pone a prueba en el desarrollo de sus competencias profesionales.

• las competencias como configuraciones complejas de integración de los conocimientos, habilidades, valores y su aplicación práctica en la vida, como una forma personalizada de manifestar los aprendizajes con independencia, creatividad y los valores que les permitan no solo ser eficientes, sino profundamente sensibles ante todo lo humano y el medio ambiente, en una convivencia armónica, de respeto, paz y solidaridad.
publica anais2
¿Qué conocimientos y habilidades constituyen nodos de la enseñanza aprendizaje interdisciplinaria y la formación de competencias?

¿Qué valores interdisciplinarios constituyen significaciones trascendentes de la educación integral y de las competencias a formar?

Estas son interrogantes que pueden orientar el trabajo metodológico de los maestros para el trabajo colectivo de mesa entre docentes y para elaborar sus estrategias y proyectos educativos que desde un enfoque interdisciplinario y ético, axiológico y humanista, les permitan formar las competencias en sus estudiantes en las diferentes áreas del currículo escolar.

Material de apoyo para el taller de docentes sobre la aplicación de los enfoques de interdisciplinariedad y ético, axiológico y humanista en la formación de competencias en la escuela.


Objetivo

Que los participantes valoren algunos de los fundamentos de diferentes autores sobre la interdisciplinariedad, el enfoque ético, axiológico y humanista en la formación de las competencias, para incorporarlos a sus estrategias pedagógicas en sus escuelas.

El taller parte de los fundamentos abordados en la conferencia acerca de las condiciones actuales del desarrollo de la ciencia y la tecnología, lo que ha traído aparejado el surgimiento de enfoques integradores del conocimiento científico para penetrar en la complejidad de los sistemas, organismos, fenómenos y procesos interrelacionados y concatenados de la realidad, para la búsqueda de respuestas y soluciones a problemas concretos del desarrollo en las diferentes esferas de la actividad humana.

Desde estas posiciones se tiene en cuenta a la interdisciplinariedad como un enfoque que aplicado a la pedagogía permite a los maestros aproximarse a una comprensión de la práctica educativa más integradora que les posibilita:
Tener una visión más integradora del propio proceso pedagógico, en cuanto a los procesos instructivos y educativos.
Visión integradora de los componentes de la personalidad que intervienen en el aprendizaje (cognitivo, afectivo y volitivo, ideológico y actitudinal).
Tener una comprensión del vínculo de la teoría y la práctica, de los conocimientos y su aplicación en la vida, en la enseñanza y el aprendizaje.
La relación de los enfoques de la interdisciplinariedad y del enfoque ético, axiológico y humanista, permite contribuir a la formación de competencias desde una concepción pedagógica más amplia, en las que los contenidos de la enseñanza, tales como los conocimientos, las habilidades y los valores, se reviertan en los modos de pensar y de actuación de los estudiantes, según los objetivos propuestos en cada asignatura o disciplina del grado escolar correspondiente.

Algunas definiciones sobre interdisciplinariedad.

Es la relación entre las distintas materias, uno de los principios de la Pedagogía, consecuencia del principio general marxista-leninista de la interpretación o concatenación de todos los fenómenos naturales, sociales y humanos, que se reflejan en la enseñanza, por medio de los contenidos de las diferentes disciplinas y asignaturas.

La interdisciplinariedad evidencia los nexos entre las diferentes asignaturas, reflejando una acertada concepción científica del mundo, lo cual demuestra cómo los fenómenos no existen por separado, y que al interrelacionarlo por medio del contenido, se diseña un cuadro de interpelación, interacción y dependencia del desarrollo del mundo. Lograr una adecuada relación entre las diferentes asignaturas que conforman un Plan de Estudio, influye en el consecuente incremento de la efectividad de la enseñanza tanto en términos cuantitativos como cualitativos. Lo que significa una óptima preparación de los estudiantes, a la vez que exige una mayor preparación del profesorado. Esto constituye además, una condición didáctica y la exigencia para el cumplimiento del carácter científico de la enseñanza. Los conocimientos sin vinculación entre sí rompen la asimilación consciente de los conocimientos y habilidades.

Muchos autores han utilizado y emplean el término interdisciplinariedad, intermateria e interciencias. Ejemplo de ello tenemos en: D. Cohen (1979), D. N. Federova (1981), G. Rozzer (1982), R. Fodlori (1982), B. Ilichando (1983), G. Vaidiauru (1987), K. Gunter (1987), M. Fernández (1994), A. Bohorquez (1994), M. Corton (1995), F. Perera (1994), M.H. Arana (1995), J. Fiallo (1996), M.A. Alvarez (1998), J. Añorga (1998), Vicente Castro (1997) y R. Marques, por citar algunos nombres de Cuba y otros países.

"La relación interdisciplinas o intermaterias es aquella que establece la formación de los sistemas de conocimientos, hábitos y habilidades, que sirven de base a todas las cualidades esenciales significativas, en otras palabras: estos conocimientos, hábitos y habilidades de las distintas materias, están integrados en sistemas que necesariamente deben coordinarse, de tal modo, que permitan formar en el estudiante un sistema generalizado de conocimiento integrado en su concepción del mundo". (Colectivo de autores del MINED y del ICCP, 1984)

En el glosario de términos de la Educación Avanzada, 1995, la interdisciplinariedad se define como: "la confirmación de un objeto teórico entre dos o más ciencias previas, que llevan a una nueva disciplina particular o cuando se logra la aplicación, a un mismo objeto práctico de elementos teóricos de diferentes asignaturas. (Añorga, 1994).

Por su parte, J. Fiallo, especialista cubano ha trabajado en esta línea de investigación unido a un grupo de diferentes áreas del conocimiento, ha dirigido su atención hacia la realización de actividades metodológicas en los centros educacionales y como parte del "Proyecto Curricular General de la Educación Cubana", 1996, plantea que:

"Las relaciones interdisciplinarias son una vía efectiva que contribuye al logro de la relación mutua del sistema de conceptos, leyes, teorías que abordan en la escuela. Además, permiten garantizar un sistema general de conocimientos y habilidades, tanto de carácter intelectual como práctico, así como un sistema de valores, convicciones y las relaciones hacia el mundo real y objetivo que le corresponde vivir y en la última instancia, como aspecto esencial, desarrollar en los estudiantes una formación laboral que le permita prepararse plenamente para la vida. (Fiallo, 1982).

En el anterior planteamiento se puede inferir que para el autor las relaciones interdisciplinarias son vías que contribuyen a la formación de conceptos comunes entre las asignaturas, lo que en la posición que se defiende en este trabajo es considerado como un aspecto esencial de las relaciones interdisciplinarias. Sin igualar las categorías materia, asignatura y disciplina que en concepciones didácticas tienen acepciones diferentes. La materia está asociada al contenido y la asignatura a una división convencional y didáctica de una parte del saber humano.

Manuel Valdés Rodríguez apuntó... " debéis buscar con habilidad aquellos conocimientos que pueden servir de paso para otras, a modo de grandes pilares sobre los que descansa la armazón del edificio. (Valdés, 1950)

La vertiente teórica considera la relación interdisciplinaria como un principio didáctico independiente de carácter interdisciplinario y de difícil aplicación no sólo por su complejidad desde el punto de vista teórico, sino también por la necesaria coordinación de esfuerzos entre los docentes de diferentes asignaturas, de forma tal que se garantice la debida sistematización e integración de los conocimientos y habilidades". (Fernández de Alaiza, 1998). "La vertiente metodológica permite reflejar la unidad y diversidad de los procesos y fenómenos de la naturaleza y la vida social". (Kiriskin, 1971)

A partir de los señalamientos anteriores se puede determinar que la relación de cada disciplina puede lograrse a través de un objeto de estudio común entre las ciencias, en donde la comunicación gráfica desempeña un papel fundamental en el proceso de comprensión de lo que se aprende.

El enfoque ético, axiológico y humanista aplicado a la educación.

Sistema de conocimientos que aporta la Ética sobre la moral y los valores, consustanciales a los seres humanos, que fundamentan y orientan la praxis y las exigencias ético – morales del trabajo y /o la vida cotidiana de las personas en sus relaciones, comunicación y actitud ante el mundo en que viven, transformándose en un importante instrumento para la dirección de los procesos sociales, dentro de ellos la educación y la actividad científico investigativa. Caracterizan a este enfoque la naturaleza de su contenido filosófico sobre la moral, los valores y el ser humano y su educación, estos son:

  • • Carácter integrador, multidisciplinario, interdisciplinario y transdisciplinario.
  • • Naturaleza ideológico - valorativa.
  • • Se aplica en el análisis multilateral de los procesos y acontecimientos.
  • • Implica la integración de lo teórico, lo normativo y la práctica en su aplicación.
  • • Tiene en cuenta la unidad de las ideas morales y los valores en la acción.
  • • Sentido orientador a partir de la dialéctica del ser – el deber ser y el ideal moral – ser transformado.
  • • Se encuentra en la base del pensamiento estratégico, proyectivo.
  • • Está presente en la objetividad de las tendencias del desarrollo social.
  • • Se expresa en la insatisfacción permanente antes los resultados insuficientes del perfeccionamiento o mejoramiento individual, social y humano en general.
  • • El enfoque está asociado a las exigencias sociales, la justeza y el progreso moral.
  • • Su naturaleza valorativa permite enfocar la realidad desde al sentido crítico y autocrítico, buscar las vías de solución y proponer metas de autosuperación.
  • • Su filosofía moral se sustenta en que el fin no justifica los medios en la praxis y convivencia humana.

El enfoque enriquece los fundamentos epistemológicos de la Pedagogía aportando una visión más integradora, holística, al aplicarse a la educación integral de la personalidad. El mismo supera la visión obsoleta de concebir a la Ética solo como una disciplina normativa que se reduce a la tradicional “Ética pedagógica” para el comportamiento del maestro.


Componente humanista en la educación.

Conjunto de conocimientos, habilidades profesionales, valores inherentes a la profesión, métodos y procedimientos de trabajo, que le permitan desarrollar al estudiante modos de relacionarse y de actuación con un sentido humanista (estima y consideración del ser humano, amor al ser humano en armonía con el medio ambiente, amor a la profesión), que oriente su actividad transformadora y educativa. Para el desarrollo de este componente debe atenderse en el proceso formativo a las dimensiones transversales siguientes:

  • • Dominio de la relación Ciencia - Tecnología – Valores culturales, con un enfoque amplio, integrador e interdisciplinar, en el proceso pedagógico.
  • • Formación ético - humanista de la moral que integra el sistema de valores y cualidades que deben conformar la personalidad del estudiante.
  • • Preparación pedagógica del docente orientada hacia la contribución de la formación de valores, como aspecto esencial de la labor educativa en unidad con la instrucción.
  • Dentro de la relación Ciencia -Tecnología – Valores, en la enseñanza y aprendizaje puede tenerse en cuenta como indicadores para su desarrollo los siguientes aspectos:
  • • Profundizar en las potencialidades de las ciencias como parte de la cultura humanista y en el enfoque interdisciplinar, teniendo a los valores como categoría puente o nodal.
  • • La historia de la ciencia y el servicio que presta al desarrollo de la humanidad.
  • • Los valores humanistas de los científicos que se consideran modelos paradigmáticos.
  • • La contribución de los conocimientos a la cultura laboral (significación del trabajo, orientación profesional, vinculación con la técnica o tecnología, la producción o los servicios, las habilidades o actitudes laborales que desarrolla).
  • • Aportes a la cultura medioambiental.
  • • Aportes a la educación sexual, familiar y de la salud responsable
  • • Aportes al conocimiento patrio y de la cultura universal.
  • • Aportes a la comunicación y a la Ética social.

Indicadores del componente humanista y axiológico en la relación:

Ciencia – Tecnología - Valores – Asignaturas – Clases.

  • ♦ Concepción de la concatenación universal de los fenómenos del mundo, de la globalización cultural, científico – tecnológica, del acercamiento entre las áreas del conocimiento científico y sus impactos en el proceso pedagógico y la educación integral.

publica anais3
  1. 1. ¿Qué influencia puede tener la aplicación de la interdisciplinariedad en la formación de las competencias en la escuela?
  2. 2. ¿Qué potencialidades tienen sus asignaturas para la aplicación de estos indicadores como parte del enfoque ético, axiológico y humanista, en su vinculación con el enfoque interdisciplinar, para la formación de competencias que tengan en cuenta estos elementos?
Conclusiones
En el contexto actual, la Pedagogía como ciencia de la educación integral de las nuevas generaciones, debe marchar al compás del desarrollo científico tecnológico y los retos que impone la globalización a las prácticas educativas con enfoques más integradores, multidisciplinarios, interdisciplinarios y dentro de estos el enfoque ético, axiológico y humanista, que aporta una visión acerca del lugar y papel de la moral y los valores propios del ser humano, como elementos que matizan y ponen un sello cualitativo al resultado de todo el quehacer de las personas, como parte de sus competencias para abrirse paso en la vida con un sentido de justicia social, respeto, dignidad, paz, solidaridad, para una convivencia armónica entre sí y con el medio ambiente.
La formación de las competencias desde la interdisciplinariedad debe orientarse teniendo en cuenta lo ético, la moral y los valores en la correlación que debe existir entre los fines a lograr y los medios a emplear para alcanzarlos, ya que las competencias no son un fin en sí mismas, son configuraciones complejas en las que se integran el saber, saber ser, saber, convivir y saber hacer, para el logro de proyectos de vida personales en relación con el mundo en que vivimos y no divorciado de este.
La formación de competencias en la escuela desde estas posiciones es también una contribución a trabajar por un mundo mejor, el cual sí es posible.
Autores referenciados.
  • • Chacón Arteaga Nancy y colaboradores. (2006) Dimensión Ética de la Educación cubana, Pueblo y Educación, Habana.
  • • Estrada Cingualbres Reynaldo , Reyes Rondón Idalberto. Pantoja Millán Félix. Arcia Boza Tania (* Profesores de la facultad de Ingeniería en la Universidad de Granma). Fundamentación para la interdisciplinariedad de acuerdo a los nodos de articulación gráficos en la carrera de Ingeniería en Mecanización Agropecuaria.
  • • Feijoo Fernández María Elena. Interdisciplinariedad y Universalización de la Educación Superior cubana: Dimensión ambiental del desarrollo sostenible en la formación de profesores en el ISPETP.
  • • Mulder Martin, Weigel Tanja, Collings Kate. El concepto de competencia en el desarrollo de la educación y formación profesional en algunos Estados miembros de la UE: un análisis crítico.

Comentarios


Deja un comentario