radio

Los cubanos buscan elevar su cultura sobre el sistema tributario

8 de agosto de 2010

Por Roberto Morejón

La anunciada ampliación del trabajo por cuenta propia como una modalidad para absorber personal excedente en entidades estatales, estará aparejado en Cuba a la aplicación de un verdadero sistema de impuestos.

En busca de la eficiencia económica y el aprovechamiento óptimo de recursos humanos y materiales, Cuba no puede prolongar la situación de plantillas sobredimensionadas.

Como parte de un proceso paulatino y sin peligro de lanzar a la calle a decenas de miles de obreros como ocurre en otras naciones, el Estado cubano adopta las medidas convenientes para que el trabajo por cuenta propia se convierta en la vía mediante la cual se ganará el sustento una parte de los trabajadores disponibles.

Tanto ellos, como en el futuro toda la sociedad, deberán incorporarse progresivamente a las obligaciones inherentes al pago de impuestos, una decisiva e inaplazable fuente de ingresos de las arcas estatales.

En un país como Cuba donde servicios esenciales entre ellos salud, educación y seguridad social son gratuitos, llama la atención la ausencia de un sistema generalizado de impuestos.

Como se sabe, los tributos están diseñados para una mejor distribución de las ganancias en cualquier sociedad, bajo la máxima de que abonará más quien más recibe.

Si Cuba quiere dejar atrás la etapa de agudas limitaciones, provocadas por el bloqueo estadounidense, la recesión internacional y las pérdidas por los huracanes, tendrá que acudir a una diversidad de fuentes de entradas monetarias, totalmente razonables e impostergables, como el pago de impuestos.

Por supuesto, hace falta con anterioridad elevar y consolidar la cultura tributaria, un provechoso conocimiento del cual prescinden muchos cubanos, dada la muy limitada existencia de tales obligaciones ciudadanas.

Hasta 1993, sólo se empleaban en la mayor de las Antillas mecanismos impositivos de alcance en las empresas estatales, algo ignorado por los propios trabajadores de la entidad.

Incluso los expertos señalan que un grupo de directivos empresariales cubanos distan de manejar convenientemente los conceptos sobre ese instrumento regulador de las finanzas.

Hoy, cuando resulta prudente actualizar el modelo económico nacional sin renunciar al socialismo, se impone el establecimiento y ampliación de determinadas formas de propiedad y de trabajo.

Todas ellas deben ir acompañadas de normas para que los beneficiados correspondan con sus aportes fiscales a robustecer las arcas estatales, desde donde se afincan mecanismos tan necesarios para la colectividad como la Seguridad Social.

La adecuada aplicación en cada país, incluyendo Cuba, del sistema tributario ayuda a regular y controlar la actividad económica para aumentar el incentivo laboral, la eficiencia y la disciplina.

Se trata de conceptos indispensables en la Cuba actual que por una razón u otra no han sido afianzados en la sociedad y en aras del desarrollo y el bienestar general se impone reactivar.

Fuentes: RHC, AIN, GRANMA, TRABAJADORES, JUVENTUD REBELDE, PL, REUTER, EFE, IPS, ANSA, AFP, XINHUA, TASS, DPA, AP.

Comentarios


Deja un comentario