En la escritura del español, se observan tres grandes etapas, que coinciden en términos generales con los tres momentos de su evolución histórica.

  • - Los primeros documentos que se escriben en castellano no se ajustan a una única norma ortográfica, porque no existía, pero a partir del reinado de Alfonso X sí se detecta una cierta uniformidad; ésta es quizás la escritura más fonética de la historia del idioma, porque intenta reproducir las creaciones recientes de una lengua que pugna por ocupar el lugar del latín como Lengua culta. Por ejemplo, en esta gráfica medieval tienen su lugar consonantes hoy desaparecidas: ss, que correspondería a un sonido sordo de (s) en posición intervocálica, c para un sonido (ts), que desapareció siglos después y algunos otros.

En el siglo XV Gonzalo Correas en el siglo XVU, estipulando que la diferencia entre b y y es sólo ortográfica pero no fonética. De acuerdo con ella, se publican y editan los textos del siglo de Oro.

  • - Los cambios fonéticos de la lengua hablada, que se habían iniciado con el desarrollo y expansión de la lengua española por el mundo, habían concluido y se hacía necesaria una nueva norma ortográfica que los fijara y divulgara a regiones tan extensas como alejadas por esta razón en 1741 la Real Academia, Española publica la Ortografía (en la segunda edición, de 1752: Ortografía) que permanece prácticamente en vigor hasta el siglo XX.

En el año 1959 la Academia. Publica las Nuevas Normas de Prosodia y Ortografía que se distribuyen por las estaciones de radio, por las redacciones de los periódicos y se pactan con las otras academias de la lengua del continente americano, lo que garantiza su cumplimiento y asegura un único criterio para la lengua literaria impresa, Aquí reciben el mismo tratamiento las normas referidas a la escritura.

  • - En 1999, la Real Academia Española publica la Ortografía de la lengua española, edición revisada por las diferentes academias de la Lengua. Entre otras novedades de esta edición, se encuentra la que admite no acentuar gráficamente formas verbales como “fie”, “hui”, “rials” y en sustantivos como “guión” o “guion”. La razón es que, aunque la pronunciación parezca indicar hiato, en realidad se trata de diptongos o triptongos y, por tanto, responden a la norma general acerca de la acentuación de los monosílabos. La observación no excluye mantener las reglas, de ortografía anterior a estas, si quien escribe nítidamente, el hiato y, en consecuencia, considera bisílabas palabras como las mencionadas.
  • _ En 2010, la RAE en su último manual de la Ortografía (2010) introdujo algunas nuevas reglas y alguna que otra sugerencia. Este artículo expone en forma breve ocho puntos importantes de dicha obra. Los mismos son los que han sido señalados por la propia Real Academia Española como las principales innovaciones de esta obra académica. Palabras como guion, truhan, fie, liais eran consideradas como términos con más de una sílaba. Sin embargo, la nueva ortografía señala que realmente se trata de palabras monosílabas, y que por tanto, no deben llevar tilde. Se señala que no existe uniformidad en la manera en que los hispanoablantes pronuncian dichos términos; algunos lo pronuncian como bisílabas y otros como monosílabos. De esta forma, constituye una falta ortográfica acentuar las citadas. Otros diptongos y triptongos afectados son: las formas del verbo criar: crie, crio, criais, crieis, crias, cria. Las del verbo huir: hui, huis.
  • - La Nueva gramática de la lengua española es la primera gramática académica desde 1931. El académico Ignacio Bosque es el ponente de una obra que es el resultado de once años de trabajo de las veintidós academias de la lengua y que ofrece una descripción pormenorizada de la lengua española y una valoración normativa de sus usos en las diversas variedades lingüísticas. Para su elaboración se ha contado con más de un centenar de asesores y expertos americanos y europeos.
    La Nueva gramática se plantea como objetivos describir las construcciones gramaticales propias del español general, así como reflejar adecuadamente las variantes fónicas, morfológicas y sintácticas; ofrecer recomendaciones de carácter normativo, y ser obra de referencia para el conocimiento y la enseñanza de la lengua española.
    La Nueva gramática de la lengua española pretende ofrecer un mapa del español en todo el mundo y se caracteriza por ser una obra colectiva, pues ha sido elaborada por las veintidós academias de la lengua; panhispánica, ya que refleja la unidad y la diversidad del español, y muestra el español de todas las áreas lingüísticas con sus variantes geográficas y sociales;
  • descriptiva, porque expone las pautas que conforman la estructura del idioma y analiza de forma pormenorizada las propiedades de cada construcción;
  • normativa, puesto que recomienda unos usos y desaconseja otros; sintética, pues presenta una síntesis de los estudios clásicos y modernos sobre la gramática del español, conjugando así tradición y novedad; práctica, ya que fija un punto de referencia para estudiantes y profesores del español en diversos niveles académicos.
  • La obra contiene cerca de cuatro mil páginas, agrupadas en cuarenta y ocho capítulos que se articulan en tres partes fundamentales: «Cuestiones generales», donde se describen las partes de la gramática, las relaciones entre ellas y las unidades fundamentales del análisis gramatical; «Morfología», donde se analiza la estructura interna de las palabras; y «Sintaxis», donde se estudia la forma en que se ordenan y combinan las palabras. Cuenta, además, con un índice de materias y voces.

    La Nueva gramática se apoya en un amplio repertorio de textos de muy diversa índole (literarios, ensayísticos, científicos, periodísticos y orales), del que proceden la gran mayoría de sus más de cuarenta mil ejemplos. La nómina de textos citados, procedentes de todas las épocas y áreas del mundo hispánico, es una de las más extensas de cuantas se hayan usado en un estudio lingüístico sobre el español.

    La Nueva gramática de la lengua española se presentó oficialmente el 10 de diciembre de 2009 en Madrid, en un acto presidido por los reyes y con la presencia de todos los directores de las academias americanas. En 2010 recibió el Premio Internacional Don Quijote de la Mancha.

Comentarios


Deja un comentario