JHTML::_('behavior.modal'); Portal de la Educación Cubana
Tamaño letra:

Antecedentes de la Educación Artística en Cuba

 

educacionartistica2"Qué es, el arte, sino el modo más corto de llegar al triunfo de la verdad y de ponerla a la vez de manera que perdure y centelle en la mente y en los corazones"

José Martí

 

Antecedentes

El desarrollo de la educación artística en Cuba ha estado muy ligado a la evolución de la intelectualidad cubana desde el siglo XVIII, ya desde esa época aparecieron muestras de la preocupación y necesidad de la formación artística, por ejemplo, el primer compositor cubano del que se tienen noticias, Esteban Salas, formaba músicos para la orquesta de la Catedral de Santiago de Cuba, donde se interpretaron obras del clasicismo europeo por primera vez en el país.

En el siglo XIX se gesta la nacionalidad cubana y puede considerarse el punto de partida de la enseñanza de las artes en Cuba, especialmente de la música y las artes plásticas. Así lo demuestran determinados hechos significativos como la fundación del Conservatorio de Música de la Habana, en 1885, por el pianista holandés Hubert de Black, y la Academia de Artes Plástica de San Alejandro, de las cuales surgieron gran parte de los artistas profesionales que se desenvolvieron en casi todo el siglo XX.

"Como reflejo de la conciencia general que se venía gestando desde el siglo XIX en el ámbito intelectual Cubano y cultural de las décadas de 1930 y 1940, un grupo de escritores y artistas se reúnen para analizar las distintas manifestaciones del Arte cubano, así como su enseñanza, tanto en la esfera especializada como educacional, en el Primer Congreso Nacional de Arte Cubano, que se celebró en Santiago de Cuba, del bajo los auspicios del Secretario de Educación."

Desde el advenimiento de la República se incluyen en los planes de la escuela general programas de Música y Dibujo, que se mantuvieron en los diferentes cambios de planes de estudio durante los primeros cincuenta años de este siglo. En este sentido cabe destacar las décadas del cuarenta y el cincuenta con un florecimiento de la Educación Musical para la escuela general y la formación de los maestros especialistas, bajo la orientación de destacados músicos pedagogos, como Joaquín Rodríguez Lanza, César Pérez Sentenat, Argeliers León, entre otros.

En las escuelas Normales de Maestros y en las de Kindergarten se incluía la enseña de la música con distintas asignaturas, y de las artes plásticas.

"Sin embargo, todos esos esfuerzos realizados por intelectuales, artistas y pedagogos para desarrollar la enseñanza de las artes de forma estable, sistemática y coherente en las escuelas, y mediante otros medios a la población, se vio limitado por las propias condiciones de subdesarrollo en que estaba sumido el país y por el régimen social imperante, convirtiéndose en un privilegio de las clases pudientes y de determinados centros docentes muy seleccionados. La desatención de los gobiernos no garantizaba los servicios educacionales en general, mucho menos los especializados en arte. Los planes de estudio oficiales no garantizaban la preparación estatal del pedagogo del arte."