Tamaño letra:
opjm El movimiento pioneril comienza una nueva etapa donde se crean las bases para hacerlo masivo, pues hasta 1966 los pioneros se seleccionaban, por lo que era muy reducida su membresía. En 1977, en el Tercer Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas, se determinó convertirla en Organización de Pioneros José Martí. Las múltiples actividades que se han realizado a lo largo de la historia de esta organización ha contribuido a formarlos como futuros hombres y mujeres que tendrán la responsabilidad de continuar la obra de la Revolución.

La OPJM trabaja en forma priorizada para desarrollar entre los niños el interés por el estudio y el sentido de responsabilidad social, así como el amor a la patria y a los pueblos del mundo. Se esfuerza por contribuir a la formación en los niños de hábitos de trabajo y porque conozcan y sientan orgullo por los hechos relevantes de la historia cubana y admiración por nuestros héroes y mártires.

 

Otra de sus misiones es desarrollar actividades deportivas, culturales y recreativas y promover cualidades morales como el sentido del honor, la modestia, el valor y la confraternidad. Los niños están agrupados por edades: Moncadistas (para los que estudian del primer al tercer grado), primer nivel "José Martí" (para los que cursan de cuarto a sexto grado) y segundo nivel "José Martí" también(de séptimo a noveno grado).

 

Más de un millón y medio de niños y adolescentes cubanos, comprendidos entre los cinco y quince años de edad forman parte de la Organización de Pioneros José Martí la que durante cuarenta años ha sabido escribir una admirable historia de trabajo en la formación de la más joven generación.

 

Un memorable encuentro en el año 1986 les dio la posibilidad de tener su propio Congreso. Los símbolos que los identifica en estos momentos son: Su lema: Pioneros por el Comunismo ¡Seremos como el Ché! expresa su deseo de ser valientes, combativos, honrados, modestos, disciplinados, estudiosos, trabajadores, buenos compañeros, defensores de la Patria, y solidarios con los pueblos del mundo.

 

El saludo pioneril se ejecuta uniendo los dedos de la mano derecha y alzando ésta por encima de la cabeza. Significa la unidad indestructible de 105 pueblos de los cinco continentes y que los intereses de la colectividad están por encima de 105 intereses personales. Su bandera, y dentro de ella, el emblema.