Tamaño letra:

forneiro ministraegea y rene1
Identificar experiencias metodológicas y didácticas que, en el contexto actual,  permitan asumir de forma más atractiva y efectiva la enseñanza de la Historia, del pensamiento de José Martí y del entrañable Comandante en Jefe, Fidel Castro, constituyeron ejes centrales del IV Taller de Historia y Cultura Cubanas y el Taller Martiano, que en su jornada inaugural contó con la participación de la Ministra de Educación, doctora Ena Elsa Velázquez Cobiella, el viceministro Rolando Forneiro, y el Héroe de la República de Cuba, René González Sehweret, vicepresidente de la Sociedad Cultural José Martí.

En la cita académica, que reunió a los metodólogos provinciales encargados de asesorar la enseñanza de la historia en las escuelas cubanas, Velázquez Cobiellareconocióla continuidad en los compañeros que han estado dirigiendo esta labor en cada territorio, la estabilidad en la preparación, e igualmente, calificó de útil el haber incorporado al encuentroprofesores delas escuelas pedagógicas. “Para nosotros, manifestó, es muy importante seguir fortaleciendo esta labor en las escuelas pedagógicas, porque es donde estamos formando a los maestros de la primaria, la educación especial y preescolar”.

Al abordar este tema, la coordinadora de la reunión, MSc. Miriam Egea, informó que la iniciativa, la van a mantener, en esta oportunidad, con el Taller de TextosMartianos. Asimismo, adelantó que,con el objetivo de fortalecer esta dirección de trabajo, cuando comience el próximo curso, el profesor principal de la escuela pedagógica también estaráincorporado al Taller Nacional.

“Yo insisto en que no podremos dormir tranquilos hasta que cada niño cubano sea un martiano”, expresó el Héroe de la República de Cuba, René GonzálezSehweret, para explicar su insatisfacción con la labor desempeñada por la Sociedad Cultural José Martí.

ministra forneiro y profesor horacio

El también vicepresidente de la Sociedad martiana, con admirable franqueza pormenorizó los motivos de su descontento y compartió con el auditorio las razones por las cuales en la actualidad es indispensable que los cubanos y, en especial, las nuevas generaciones comprendan el valor del pensamiento de José Martí y se apropien de su profundo ideario humanista e independentista.


El valeroso patriota, ejemplo de dignidad, decoro y entereza para el pueblo cubano, sostuvo que en la actualidad se utiliza la ciencia para que las personas renuncien a su capacidad humana de pensar, que es el don más preciado conferido por la naturaleza. Esto se les hace a los cubanos, los norteamericanos y los europeos: se siembra ignorancia, estupidez e incomunicación y se hace una forma tan amena, que asusta.


Entre las múltiples estrategias previstas por Sociedad Cultural José Martí dirigidas a fortalecer su quehacer y propiciar desde pequeños el interés y compromiso de niños y jóvenes con los ideales martianos, René González dio a conocer que se está revisando el convenio existente con el Ministerio de Educación (MINED), y una reciente propuesta, aún por definir, encaminada a determinar cómo trabajar mejor a partir de los currículos escolares, los Cuadernos Martianos, y cómo utilizarlos como columna vertebral de un currículo que podamos desarrollar o mejorar para seguir introduciendo a Martí en todos los niveles de enseñanza desde edades tempranas.


Por su parte, el ferviente martiano, Dr. Horacio Díaz Pendás, convocó a los docentes a brindar marcada atención al estudio de Céspedes, Agramonte, Gómez y Maceo, desde la visión de José Martí. “Hay que volver, expresó, a las valoraciones que sobre el Padre de la Patria, el Mayor, el Titán y el Generalísimo que hizo Martí en su tiempo, porque vamos a encontrar allí unas valoraciones históricas insuperables para comprender la historia patria y, sobre todo, escritas en el mejor español que se puede leer en la escuela”, expresó:
“Estoy proponiendo que, en la docencia, la voz de ustedes pueda ser orientadora en cuanto a no olvidar estos cuatro textos escritos por José Martí, sobre todo recordando las razones por las que escribió estos documentos. Y es que el Apóstol, en su tiempo, hacia algo similar a lo que nosotros intentamos hacer en el nuestro: llegar al corazón y la inteligencia de quienes nos escuchan para formar en ellos cualidades como patriotas y como revolucionarios. Eso lo hacen ustedes con los profesores y a su vez lo hacen los profesores de las escuelas pedagógicas con los futuros maestros”, explicó el también coordinador del Taller de textos martianos.


Asimismo, alertó: “En Cuba ha existido una contradicción histórica que es independencia o dominación, la cual se expresa claramente en la lucha por la independencia, se sigue expresando en el marco de la república neocolonial, y a partir del 1959, cuando en nuestro país triunfo la justicia social de la mano de Fidel, nosotros seguimos luchando por conquistar toda la justicia y seguimos luchando por impedir la dominación. El que piense que no vivimos tiempos de peligrosidad suprema por intentos de colonización y dominación a escala mundial, es un ingenuo”.


Por estas razones, el ameno conferencista insistió en la necesidad de volver a las esencias del pueblo cubano, y a las esencias del patriotismo más raigal que defiende la escuela. “En este programa de estudio, sostuvo, para los profesores en ejercicio y para nuestros cuadros de dirección no puede estar ausente el pensamiento de Martí y de Fidel Castro, Gigante de profunda raíz martiana.”