Gallego Fernández, el Ministro, de oficio revolucionario

 

Por: Stalina Prado Santisteban

Con profundo dolor hoy despedimos a José Ramón Fernández, el Gallego, ese amigo entrañable que siempre con una cara sonriente y afable fue capaz de trasmitir enseñanzas,  disposición para todas las tareas, el apoyo a los necesitados y la exigencia oportuna. Militar de carrera, Ministro de Educación, Presidente del Comité Olímpico Cubano por muchos años, asesor del Presidente y revolucionario de oficio y por convicción.

Para los colegas del gremio de Educación, fue un maestro con decoro, un hombre sensible, buen comunicador y receptor en el trato con los demás. Para Gallego ser revolucionario ha sido siempre, una transformación perpetua de la realidad. Para todos los maestros y cubanos en general Gallego ha sido un hombre de un pensamiento homolítico y maestro en cada momento de su vida. Vivirás en nuestras acciones y  comportamiento en la formación de las nuevas generaciones.

Comentarios


Deja un comentario